sábado, 7 de marzo de 2009

Buscador de estiramientos


Mantener la posición de cada ejercicio hasta que se sienta una tensión suave, relajándonos mientras sostenemos dicha tensión.

Se debe sentir cómo disminuye la tensión aunque aguantemos la misma postura. Si no es así, disminuiremos un poco hasta lograr un grado de tensión agradable.

Tras este primer ejercicio aumentaremos la tensión paulatinamente, aunque sin brusquedad. El incremento será de dos o tres centímetros, hasta que otra vez sintamos una tensión suave.
Mantendremos esta posición hasta que la tensión disminuya, y si no como al principio disminuiremos la intensidad.

La respiración debe ser lenta, rítmica y controlada. Lo ideal es espirar al iniciar el estiramiento y luego, durante el estiramiento respirar despacio.
No se debe cortar la respiración mientras se mantiene la tensión del músculo. Si esta posición impide respirar con naturalidad es que no se está relajado. Si ocurre, disminuiremos la tensión un poco, hasta que se pueda respirar con naturalidad.

Si se produce un estiramiento excesivo de las fibras musculares aparece un reflejo nervioso que hace que los músculos se contraigan. Este reflejo es un mecanismo de defensa de los músculos para evitar una lesión.

Por ello, si forzamos demasiado al realizar estos ejercicios de estiramiento, provocamos un efecto contrario al que pretendíamos.

Muchos de nosotr@s estamos condicionados por la idea de que “sin dolor no hay beneficio”.
Los ejercicios de estiramiento cuando se hacen correctamente NO SON DOLOROSOS.

Del libro: ESTIRÁNDOSE por BOB ANDERSON. Integral Ediciones.

http://www.runners.es/rcs/estiramientos/base.html